Nidos de champiñones con salsa tamarindo

Nidos de champiñones con salsa de tamarindo

Si comer verduras es sano y saludable, recomendarlas es todavía más reconfortante.

El tamarindo es una pulpa fibrosa, que se puede extraer, calentando con agua durante unos minutos, después exprimiendo la masa fibrosa y colando para conseguir una pasta espesa. En este momento se puede incorporar el ingrediente añadido para rectificar su sabor, como un poco de azúcar, cayena, coco, aunque todo dependerá del uso que le queramos dar al final. Lo habitual es cocinarlo sin ningún otro ingrediente.

En gran parte de Asia se utiliza para acidificar, dar sabor a las sopas, bebidas agridulces o compotas. Su sabor es umami.

Sigue leyendo

Anuncios

Buñuelos de viento

Los buñuelos de viento son un placer para los sentidos. Me gustaría emocionaros tanto como he disfrutado cocinándolos, hasta su nombre es precioso. Con cuatro variedades de rellenos, para contentar a todos los comensales de mi casa, que son unos cuantos.

Los buñuelos se preparan con pasta choux, o pâté à choux, asi se llama esta masa típica francesa. Choux significa en francés “coles pequeñas”, y esta pasta debe su nombre, a que se obtienen unas pequeñas bolas parecidas a las coles de Bruselas.

La versatilidad de la pasta choux es tal, que tanto en salado, con el gougère con queso, como dulce, se transforma en un bocado delicioso, ejemplo de ello son los tradicionales pepitos, profiteroles, bocaditos de nata, croquembouche, éclair o Paris-Brest y en esta ocasión, los Buñuelos de viento.

Sigue leyendo

Carpaccio templado de calabacín y huevos escalfados

Lo bueno de las ensaladas es que apetecen en cualquier época del año, como plato único, o acompañamiento a un principal, o como una guarnición, siempre son un acierto.

Verdad es, que en Cocina a veces hacemos cosas que no sabemos como se llaman, como escaldar y escalfar, son técnicas culinarias que bien ejecutadas, consiguen que cocinemos los alimentos correctamente.

En este enlace de Play Gastro por Carlos Cano, os explicamos la diferencia entre escaldar y escalfar, técnicas culinarias sencillas pero con grandes diferencias que debemos tener bien presente.

Cómo preparar carpaccio de calabacín y huevos escalfados

Ingredientes:

  • 1 Calabacín
  • 2 Tomates canarios medianos
  • 150 gr. Coles de Bruselas
  • Media cebolla
  • 2 huevos
  • 3 litros de agua
  • 50 ml de vinagre de vino blanco
  • Orégano
  • Tomillo
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta

Preparación:

  1. Cortamos el calabacín en lonchas muy finas.
  2. Untamos con aceite y sal el plato donde colocamos las lonchas de calabacín, de un grosor de 1 a 2 milímetros. Nos ayudamos de la mandolina.
  3. Horneamos a 140 grados durante 10 minutos.
  4. Escaldamos los tomates y pelamos.
  5. Cortamos en lonchas muy finas. Extendemos en una fuente y horneamos también a la misma temperatura que los calabacines.
  6. Horneé al mismo tiempo los tomates y calabacines.
  7. Una vez horneados, colocamos la base de las rodajas de calabacín y encima la de tomate.
  8. Mientras escalfamos los huevos.
  9. En una cazuela calentamos agua con un buen chorro de vinagre.
  10. Sin llegar a hervir, echamos los huevos. En 5 minutos, estarán hechos. El agua se debe mantener sin llegar al hervor. Los sacamos con mucho cuidado y los colocamos encima de un papel absorbente. Sazonamos. La clara debe quedar cuajada y la yema, cremosa.
  11. Las coles de Bruselas las cocemos en agua y sal. retiramos en pocos minutos. Reservamos.
  12. Colocamos las coles, partidas por la mitad, encima del calabacín y tomate.
  13. Con los trozos del tomate, ya horneado, que no hayan quedado en forma de rodaja, cortamos en concasse, y añadimos al aliño, condimentado a nuestro gusto (sal, pimienta, orégano, tomillo) con un buen chorro de aceite de Oliva Virgen.
  14. Añadimos unos aros de cebolla.
  15. Colocamos los huevos escalfados, encima del carpaccio y sazonamos.

Tortilla de harina #ProyectoRoca

Recuerdo como si fuera ayer, los cursos de cocina francesa en Le Cordon Bleu, una experiencia fantástica, recomendable, y con la que adquieres unos conocimientos sobre cocina, no escritos en ningún libro. No te enseñan recetas, te enseñan a cocinar, a ser compañero, a trabajar en equipo, a tratar los productos con respeto. Solo tengo palabras de agradecimiento.

En una de las clases tratamos la cocción de los huevos, con cáscara, durante varias horas y sin cáscara, en otras tantas, en un sin fin de preparaciones, como la auténtica tortilla a la francesa. Es un espectáculo ver cómo se prepara, en sartén de hierro, sin coloración, con mucho tacto, en el momento de girarla, y de un solo golpe, se voltea para cerrarla, dejando una jugosidad en su interior, tan deliciosa que es difícil de olvidar.

Sigue leyendo