Albóndigas en salsa de tomate

Conocemos la gran cantidad de versiones que existen de las albóndigas, asociadas a la gastronomía de diferentes países.

Y es que, la sencillez de su preparación, hace que se puedan crear tantas fórmulas de recetas, como gustos de cada uno.

Por tanto, me voy al lado opuesto de la creatividad, al lado más puro y tradicional.

Las albóndigas en salsa de tomate, deben llevar la salsa justa, la carne bien jugosa, tanto que no puedas resistir la tentación, de mojar pan.

Dificultad: baja

Para 6 personas

Sigue leyendo

Huevos en aire de nuez moscada tú

Uno de los productos más versátiles y atractivos para cocinar, sin duda es el huevo. 

Además de tener unas propiedades nutritivas y saludables bien interesantes, se hace indispensable, por la cantidad de aplicaciones culinarias en las que se pueden usar.

Setas de cardo, nueces de Pecan glaseadas y albahaca

No me resisto a cocinar setas en otoño.

Son tan delicadas, en texturas y sabores, que apenas destacan en un acompañamiento, aunque al tomarlas, se convierten en las protagonistas del plato.

La cocción de una seta, siempre debe suave, es fácil que se oxide, por lo que debemos tener precaución con la temperatura.

Un jugo de ave bien reducido, partiendo de medio litro, servirá para glasear junto con la nuez de mantequilla, que le dará un sabor sutil y delicioso.

Necesitaremos una seta por persona, partida en dos, y el jugo concentrado para cuatro personas.

Las nueces de Pecan, tostadas ligeramente y después glaseadas con el jugo concentrado, y ya reducido.

Para cocinar las setas, debemos calentarlas con poco mantequilla, un poco de agua, sal y pimienta.

En el último momento marcamos las setas a la plancha.

Añadimos gotas de aceite de albahaca.

Tuétanos al horno y brotes de kale

Si eres de los que se rifa el tuétano en un cocido, este plato te va a encantar.

El tuétano al horno, es un plato clásico de la gastronomía francesa, y se prepara con el hueso del jarrete.

El interior del hueso, está relleno de una grasa con cierta textura, mucho sabor, ideal para acompañar con una tostada y nada más.

Aunque no es fácil encontrar los huesos partidos a lo largo en las tiendas, se puede pedir al carnicero de confianza, que nos lo parta para una ocasión especial.

Sigue leyendo