GRISINIS, PANECILLOS Y PIZZAS DE MASA BLANCA

Pizza de masa blanca

Es básica, sencilla, fácil, además, no hace falta tener conocimientos previos sobre elaboración de masas.

Esta masa blanca, en menos de tres minutos está formada y se podría elaborar cualquiera de estas preparaciones.

Es la de siempre, la que preparo casi a ojo, sin mayor pretensión que la de hacer una masa casera y disfrutarla recién hecha.

El primer reposo siempre es obligatorio, la masa queda más homogénea.

Ingredientes:

350 gr harina de fuerza
160 gr de agua (puede variar ligeramente la cantidad)
5 gr de levadura fresca
6 gr de sal
20 gr de aceite de oliva

Procedimientos:

Mezclar la harina y sal. Por otro lado, juntar el agua y el aceite, junto a la levadura desmenuzada, hasta que se disuelva en el líquido.

Mezclar todos los ingredientes hasta formar una masa homogénea. Debe quedar compacta y fácil de manejar.

Tened en cuenta que a veces la harina absorbe de forma diferente el agua, y si es necesario, añadir más agua, pero muy poco a poco.

Reposar la masa una hora, tapando el bol con un paño y sin corrientes de aire.

EN ESTE MOMENTO…

Para los grisinis:

Formar palitos y reposar media hora más sobre la bandeja de horno, en la que se hornearán a 190º durante unos diez minutos. Hay que vigilar la cocción, ya que en el momento que estén dorados, deben sacarse del horno.

Para la pizza:

Desgasificar la masa, amasando un par de minutos. Si formas la pizza en ese momento y la dejas reposar sobre la bandeja del horno, durante dos horas, también la puedes hornear y conseguir una masa crujiente y rica.
Lo ideal sería, después de desgasificar, reposar la masa sin formar la pizza, de un día a otro. Y una vez pasado el tiempo, formar la pizza, reposar dos horas más y hornear, a 230º.
Las pizzas suelen tener mayor hidratación, pero con esta masa, consigues un resultado aceptable.

Para los panecillos:

Desgasificar la masa, amasando un par de minutos. Dividir la masa en porciones de 80 a 100 gr. Bolear y mantener en reposo en la misma bandeja de hornear hasta que doble el volumen.
Hornear a 220º alrededor de 15′, o hasta que estén dorados, que será el momento de sacarlos del horno.
Colocarlos con cierta distancia, ya que al hornear crecen.